¿Qué es un Mezzanine? Usos, beneficios y qué se necesita para hacer un entrepiso

¿Alguna vez te has preguntado qué es un mezzanine? Se consideran una parte importante en el almacenamiento y la eficiencia operativa en entornos industriales y comerciales. Son esenciales en almacenes, centros de distribución y fábricas, ya que permiten aprovechar el espacio vertical sin la necesidad de expandir horizontalmente, lo que puede resultar costoso y complicado.

En este artículo conocerás a fondo los usos, beneficios, materiales para construirlos y todo lo que necesitas saber para hacer un entrepiso de calidad que optimice tu espacio.

¿Qué es un mezzanine y para qué se usa?

Los mezzanines son estructuras elevadas diseñadas para maximizar el espacio y se construyen utilizando materiales resistentes y duraderos, como acero estructural (Metal Deck), para garantizar la seguridad y la estabilidad. 

Los mezzanines industriales se utilizan para almacenar inventarios, equipos pesados y maquinaria, así como para crear áreas adicionales de trabajo sin interferir con el flujo de operaciones en el nivel del suelo. 

Este tipo de construcciones son muy apreciadas porque ofrecen flexibilidad, ya que pueden ser desmontadas y reubicadas si las necesidades de la empresa cambian.

Con un mezzanine o entrepiso es más fácil aprovechar los espacios de un almacén para diferentes clases de industrias. Esta es una forma eficiente de crear más compartimentos que usualmente tienen cientos de metros de diámetro, pero sólo el espacio que está a nivel de suelo es utilizado.

Ventajas de usar un mezzanine para tu propiedad

Las ventajas de usar un mezzanine se pueden resumir en una sola frase: ahorrar espacio y tener disponible más lugar en tu propiedad. Sin embargo, vale la pena detallar un poco más los beneficios de crear un entrepiso.

  • Optimización del espacio: Lo que hacen los mezzanines es aprovechar el espacio vertical existente en un edificio, maximizando el área utilizable sin expandirse horizontalmente, lo que es especialmente valioso en propiedades con espacio limitado.
  • Es más barato: Construir un mezzanine suele ser más económico que una expansión horizontal completa. Así puedes reducir de forma considerable los costos relacionados con la compra o construcción de un nuevo espacio y minimizar los gastos de construcción.
  • Flexibilidad de usos: Los entrepisos son versátiles y se pueden adaptar para diversos usos, como oficinas, áreas de almacenamiento, salas de reuniones o exhibiciones, lo que brinda flexibilidad para adaptar el espacio según las necesidades cambiantes.
  • Se instalan rápidamente: En comparación con las expansiones horizontales, los mezzanines pueden instalarse en menor tiempo, lo que minimiza el tiempo de inactividad y permite una rápida puesta en funcionamiento del nuevo espacio.
  • Puedes reubicarlos: esto significa que son estructuras modulares que se pueden desmontar y volver a montar, lo que permite su reubicación en caso de que sea necesario trasladarse a otro lugar.
  • Incrementan el valor de la propiedad: No hay que desestimar el valor agregado que puede dar un bonito y bien diseñado entrepiso, aumentando el valor de la propiedad ya que agrega espacio funcional y mejora la utilidad del edificio para los propietarios y posibles compradores o inquilinos.
  • Son atractivos: Los mezzanines bien diseñados pueden agregar un elemento estético atractivo al espacio, creando una sensación de altura y profundidad, además de permitir la entrada de luz natural desde arriba, lo que mejora el ambiente interior.
  • Cumplimiento normativo: Incluso tu empresa puede cumplir con los requisitos de zonificación y regulaciones locales sin la necesidad de cambiar la estructura principal del edificio.

¿Qué se necesita para hacer un mezzanine?

Primero que nada, al hacer un entresuelo metálico necesitas:

  • Tener en cuenta los requisitos de diseño para resistir las fuerzas sísmicas.
  • Cumplir con los estándares de accesibilidad.
  • Contar con sistemas de detección y extinción de incendios.
  • Asegurarse de que el diseño y la construcción cumplan con las normas correspondientes.
  • Tener en cuenta la facilidad de mantenimiento y la durabilidad a largo plazo.
  • Comprender el uso previsto y determinar las cargas de diseño adecuadas.
  • Tener en cuenta espacio para equipos, maquinaria o sistemas de servicios.
  • Compatibilidad con los sistemas estructurales y servicios existentes.
  • Costos asociados.
  • Rutas de evacuación claras.
  • Acceso para el mantenimiento regular.
  • Considerar el impacto en el edificio existente.
  • Tiempo de construcción.
  • Sostenibilidad y eficiencia energética.
  • Diseño estético.
  • Identificar y gestionar riesgos asociados con el diseño y construcción del mezzanine.
  • Aislamiento térmico.
  • Consideraciones ergonómicas.

Los materiales para la construcción de un mezzanine varían de acuerdo a las características y ventajas, pero los más utilizados son: 

  • Aluminio: El aluminio es un material ligero y resistente a la oxidación.
  • Fibra de vidrio: Tampoco se oxida y puede ser limpiada con frecuencia.
  • Acero laminado en frío: Es una opción popular para aplicaciones de exhibición o edificios públicos.
  • Acero estructural: Se usa cuando se requiere una mayor separación entre columnas o vigas en los entrepisos.
  • Acero inoxidable: Es conocido por su resistencia a la humedad y a los productos químicos.
  • Compuestos de hormigón y acero: Ofrecen una combinación de resistencia, durabilidad y versatilidad. 
  • Madera laminada: Es más ligera que el acero y se utiliza a menudo para crear plataformas y escaleras en mezzanines.

¿Qué es el Metal Deck o Steel Deck?

El metal deck o steel deck es una plancha de acero estructural galvanizada, capaz de soportar el vaciado de concreto para posteriormente sostener cargas sobreimpuestas. Kinnox deck es un producto ideal para elaborar entrepisos, mezanines, puentes peatonales y vehiculares, edificios, techos y viviendas.

Metaldeck kinnox

El Metal Deck está hecho de acero galvanizado, lo que lo hace resistente a la corrosión y proporciona una plataforma de suelo duradera y robusta para el mezzanine.

Además, debido a su diseño perforado y su capacidad para ser unido fácilmente a la estructura de acero, el Steel Deck es relativamente fácil y rápido de instalar, lo que puede ahorrar tiempo y costos laborales.

Ventajas del Metal Deck:

  • Gran resistencia y seguridad.
  • Se adapta a todo tipo de estructuras, tanto metálicas como de concreto.
  • Menor consumo de concreto por metro cuadrado (comparado con la tradicional torta).
  • Reduce la utilización de materiales y desperdicios (comparado con el tradicional encofrado).
  • Reduce los tiempos de construcción por ser de fácil y rápida instalación.
  • Menor peso y grosor de la losa.

En la construcción de mezzanines, proporciona un piso estable y seguro, ofreciendo un soporte confiable para actividades diversas, como almacenamiento, oficinas y áreas de trabajo.

¿Cuál es el proceso típico de instalación de un mezzanine?

La configuración e instalación del mezzanine varían en función de su uso específico, además, el proceso de selección y diseño de un entrepiso metálico requiere tiempo y planificación adecuada.

Sin embargo, un proceso típico y bastante general de instalación de un mezzanine en un entorno comercial o industrial incluye:

Planificación y Diseño

Evaluación del espacio: hay que hacer una evaluación detallada del espacio disponible para determinar el tamaño, la forma y la ubicación óptima del mezzanine.

Diseño del mezzanine: se debe trabajar en equipo con arquitectos y diseñadores para crear planos detallados del entrepiso, incluyendo la estructura, los materiales, las escaleras y cualquier otra característica específica.

Permisos y normativas: obtener los permisos de construcción necesarios y asegurarse de cumplir con todas las normativas locales y regulaciones de seguridad.

Preparación del Sitio

Limpieza del área: se procede a limpiar y preparar el espacio donde se instalará el mezzanine, asegurándose de que esté libre de obstrucciones y es seguro para el trabajo.

Entrega de materiales: hay que coordinar la entrega de los materiales necesarios, incluyendo vigas, columnas, paneles del piso y otros componentes estructurales.

Construcción de la Estructura

Instalación de columnas y vigas: en este paso se colocarán las columnas de soporte en el suelo y fijar las vigas que sostendrán el mezzanine.

Montaje del piso: instalar los paneles del piso (que pueden ser de Metal Deck, madera u otros materiales) sobre las vigas, asegurando que estén nivelados y firmemente sujetos.

Construcción de las barandillas: se instalan las barandillas de seguridad alrededor del perímetro del entrepiso para cumplir con los estándares de seguridad.

Instalaciones Adicionales

Escaleras: la construcción de las escaleras o una rampa de acceso, proporcionará una conexión segura entre los niveles.

Instalaciones eléctricas: si es necesario, realizar instalaciones eléctricas para iluminación, enchufes u otros dispositivos eléctricos en el mezzanine.

Inspección y Pruebas

Inspección de seguridad: siempre se debe hacer una inspección detallada para asegurar que la estructura cumple con todas las normativas y está segura para su uso.

Pruebas de carga: realizar pruebas de carga es esencial para verificar que el entrepiso puede soportar el peso esperado sin problemas.

¿Quieres saber cuánto cuesta el Metal Deck para mezzanines u otro tipo de estructura? Consulta con nuestros especialistas y obtén una cotización.

Preguntas Frecuentes sobre mezzanines

¿Qué ventajas ofrece un mezzanine en comparación con otras soluciones de espacio en un edificio?

Su principal ventaja radica en la optimización del espacio vertical, maximizando la utilización de área sin necesidad de expandirse horizontalmente. Esto es especialmente valioso en lugares con limitaciones de espacio. Además, los mezzanines son más económicos que las expansiones horizontales, reduciendo costos de construcción y tiempo de instalación. 

¿Es posible instalar un mezzanine en una estructura ya construida o es mejor planificarlo durante la fase de diseño inicial?

Es completamente posible instalar un mezzanine en una estructura ya construida, lo que permite aprovechar el espacio existente de manera eficiente sin la necesidad de una planificación inicial. Sin embargo, la planificación durante la fase de diseño inicial suele ser más efectiva, ya que permite una integración más fluida del mezzanine en la estructura del edificio.

¿Cómo afecta la instalación de un mezzanine la ventilación, iluminación y otros aspectos del ambiente interior?

En términos de ventilación, se debe considerar la circulación del aire para evitar áreas estancadas; esto se puede lograr mediante ventiladores, conductos o sistemas de aire acondicionado adecuados. Respecto a la iluminación, es esencial planificar la ubicación estratégica de ventanas y luces para evitar sombras y proporcionar iluminación uniforme en ambos niveles. Además, se deben tener en cuenta los sistemas eléctricos y de fontanería, asegurando que estén correctamente integrados para garantizar un ambiente funcional y seguro en el mezzanine y en el nivel inferior.

¡Comparte!
Tabla de contenidos